Ad portas de las elecciones en EEUU, los anuncios de pactos para las primarias a Gobernadores regionales y alcaldes en Chile, el plebiscito del 25 de octubre y otras elecciones varias, les invito a adentrarse en los pensamientos e ideas del Anti Candidato.

El Anti Candidato no necesita tener un grupo de asesores que le comenten, mediante estudios de mercado, encuestas y tendencias las preocupaciones o dolores de los habitantes de su comuna. Él ha recorrido durante muchos años cada una de las calles de su ciudad, ha leído constantemente lo escrito en las murallas, conoce el rostro de cada uno de sus habitantes y sabe, en la lectura que ha realizado de esos rostros, cuales son los dolores, anhelos y sueños de sus habitantes. El Anti Candidato compartirá su sueño he invitará a su ciudad a seguirlo en este desafío. Así actúan los verdaderos líderes.

El Anti Candidato se ha preparado toda su vida para Servir a su comunidad. Sabe que su ciudad será más feliz en la medida en que los habitantes que componemos este grupo social tengamos un mayor bienestar. Su tarea será difícil en una sociedad individualista y consumista, más no teme enfrentar este desafío. Sabe de otras y otros que asumieron el reto y resultaron triunfantes. El Anti Candidato querrá una ciudad Feliz y luchará por ello.

Existirán ocasiones en las cuales el Anti Candidato desfallecerá, pero sabe que el amor de su familia, amigos y colaboradores le recordarán que su misión es alumbrar en los lugares oscuros. Deberá dejarse consumir y quemar si desea alumbrar. Llegará el momento en que alumbrará sin la necesidad de quemarse, en ese momento su combustible interior le dará la energía necesaria. Esa energía será el Amor por su comunidad y la felicidad de estos.

El Anti Candidato no se preocupará de los dineros para su candidatura, no aceptará apoyos financieros con intereses particulares. Siempre ha tenido una vida sencilla y el Dinero no es lo suyo. El Anti Candidato proclamará su Verdad y la forma, en que está seguro que, su ciudad alcanzará la felicidad. Frente a frente con cada uno de los habitantes. El diálogo, la comunicación y saber escuchar serán su principal activo.

El Anti Candidato esperará los resultados del proceso eleccionario en calma, sabe que su misión ya ha sido consumada. Ha logrado sembrar en tierra fértil la semilla del amor a los demás y del bienestar de la comunidad por sobre el individualismo. Tendrá una tremenda alegría.

Pasados los años veremos al Anti Candidato, sentado en un sillón contando a sus nietos, nietas y amiguitos de estos, las historias de un hombre que luchó constantemente por un mundo mejor y una sociedad más justa. En ese momento pasará a formar parte de la eternidad. Su tarea está concluida.

X